Las Cántigas de Santa María

Orquesta Clásica de México

Desde la década de los 90´s, la Biblioteca de la Orquesta Clásica de México resguarda un hermoso ejemplar facsimilar de uno de los manuscritos más interesantes del Siglo XIII español: “Las Cantigas de Santa María”

Este manuscrito fue mandado a hacer por el Rey Alfonso X Rey de Castilla y León, también conocido como “Alfonso El Sabio” entre 1257 y 1283, y se trata de una colección de alrededor de 420 composiciones en honor a la Virgen María (expertos en la obra discrepan en el número exacto de cantigas yendo desde las 417 hasta las 427). Algunas de las piezas son de la autoría del Rey -con certeza, por lo menos diez-, aunque se sabe que influyó en la mayor parte de lo escrito.

Las cantigas eran el género típico de la poesía medieval gallego-portuguesa: poesías cantadas, cuya letra y música era compuesta por trovadores. Son consideradas el cancionero religioso medieval de la literatura en galaico-portugués, además de un hito fundamental en toda la cultura hispánica, ya que “Alfonso El Sabio” buscó fomentar la buena relación entre cristianos, judíos y musulmanes defendiendo la tolerancia y el progreso cultural. Su deseo era presentar composiciones poético-musicales en las que se loase a la Virgen María y donde se narrasen diferentes milagros realizados en favor de quienes hubieran depositado su confianza en ella, aún sin ser cristianos. María se presentaba como intercesora de la humanidad ante Dios y como el ideal de dama a la que el trovador dedicaría todos sus afanes.

En el mundo sólo existen 4 ejemplares originales de este libro: uno en la Biblioteca Nacional de España, dos en El Escorial y uno -incompleto- en la Biblioteca Nacional de Florencia. En 1979 la editorial española EDILAN, especializada en facsimilares, publicó una edición limitada a 2000 ejemplares numerados, realizada bajo el patrocinio de el Rey Don Juan Carlos I y con autorización del Patrimonio Nacional, y la Orquesta tuvo oportunidad de adquirir una de estas copias, que hasta donde sabemos, es la única de su tipo en nuestro país.

Los manuscritos pueden dividirse en dos grupos: “Las Cantigas de Nuestra Señora” y “Las Cantigas de Loor”. El primero lo forman 356 narrativas, en las que se habla de historias, milagros y relatos relacionados con la Virgen, ya sea por su intervención directa o por los amores místicos que su figura genera en las almas piadosas, y están acompañadas por un total de 2640 miniaturas coloridas de gran detalle y calidad artística, que por sí solas constituyen una obra de arte incomparable. El segundo son las cantigas puramente líricas o de loor: elogios a la Virgen o referencias a festividades marianas o cristológicas. Son poemas más profundos, casi místicos, en los que en lugar de cantar los milagros de la Virgen se reflexiona sobre ellos, como en una oración. Adoptan la forma de himnos sagrados como los que se interpretaban en la liturgia, pero que a la vez, servían de entretenimiento literario y musical en las cortes palaciegas y fiestas profanas, y que de ahí, eran transmitidos por los juglares al folclore de tradición popular.

Musicalmente la colección está considerada como la más importante de la música monódica medieval; las melodías están tomadas de fuentes diversas como la monodia gregoriana, la lírica popular y las canciones de los trovadores, y adoptan en su mayoría la forma de rondeau, con un estribillo musical que se repite tras las glosas.

En general, es considerada una verdadera obra de arte, no solo debido al gran contenido de piezas musicales, sino también por las bellísimas miniaturas policromáticas nunca antes vistas en la historia de la música medieval de occidente; una auténtica pinacoteca encuadernada.

“Alfonso El Sabio” heredó de su padre “Fernando III” la capilla musical, cuya dotación corresponde a más de 30 instrumentos distintos que podemos identificar a lo largo de las miniaturas, -que además nos dejan claro que las cantigas eran interpretadas con acompañamiento instrumental- y un colegio de intérpretes y compositores de distintas culturas, como se puede apreciar en la miniatura de la Cantiga nº 1, que a continuación les compartimos junto con el texto original:

Esta é a primeira cantiga de loor de Santa María, ementando os sete goios que houve de séu Fillo”

  1. Des hoge mais quér´eu trobar
  2. pola Sennor honrrada
  3. en que Déus quis carne fillar
  4. beeita e sagrada,
  5. por nos dar gran soldada
  6. no séu reino e nos herdar
  7. por séus de sa masnada
  8. de vida perlongada,
  9. sen havermos pois a pasar
  10. per mórt outra vegada
Compartir