Libros de viajeros de la Colección Franz Mayer | Por Miriam Velázquez Martínez

México captó de manera importante la atención de los viajeros extranjeros durante el siglo XIX; alemanes, ingleses, franceses, estadounidenses, austriacos y rusos, quienes mediante sus libros nos comparten su visión del México de entonces.

1. Life in Mexico de Madame Calderón de la Barca | Portada | 1910 | Biblioteca del Museo Franz Mayer.

1. Life in Mexico de Madame Calderón de la Barca | Portada | 1910 | Biblioteca del Museo Franz Mayer.

Los viajeros llegaban a nuestro territorio con fines políticos, comerciales o científicos y como testimonio, escribieron cartas, diarios, crónicas y en algunos casos, verdaderos tratados de gran valor académico.

Los temas que relatan en sus textos y que plasman en ilustraciones y fotografías, son tan variados como las regiones del país que visitaron: geografía, flora, fauna, agricultura, industria, comercio, sociedad, política, arte prehispánico, etc. y lo mismo de Baja California que de Chiapas, Oaxaca o Veracruz.

Franz Mayer, coleccionista alemán que llega a México y hereda su colección bibliográfica al pueblo de estas tierras, reunió 130 libros de viajeros que simbolizan sus dos grandes pasiones: los viajes y los libros.

Los extranjeros que visitaron México durante el siglo XIX, nos ofrecen su propia versión de la vida en nuestro país. Entre otros motivos, esta visión particular se debe a que contaron con información privilegiada, resultado de su contacto con importantes personajes de los círculos social, político o cultural de México, pero sobre todo, no tenían ideas preconcebidas respecto a lo que veían, para ellos todo era nuevo y captaban detalles que hubiesen escapado al observador cotidiano.

2. Thomas Unett Brocklehurst. México Today: a Country with a Great Future. Londres, 1883. “La Plaza, Ciudad de México” | Biblioteca del Museo Franz Mayer.

2. Thomas Unett Brocklehurst. México Today: a Country with a Great Future. Londres, 1883. “La Plaza, Ciudad de México” | Biblioteca del Museo Franz Mayer.

Como ejemplo de lo anterior, Madame Calderón de la Barca, quien vivió en México de 1839 a 1841 siendo esposa del Ministro de España en México, escribió en su obra Life in México:

“…Cuanto ser humano, cuantas cosas se ven al pasar, son, por sí solos, si no un cuadro, cuando menos excelente pretexto para el lápiz. Las indias, con sus cabellos trenzados y con los niños colgándoles a la espalda, sus grandes sombreros de paja y enaguas de dos colores; las largas procesiones de arrieros con sus mulas cargadas y sus caras salvajes tostadas por el sol, un casual jinete con su sarape de varios colores, su silla ricamente adornada, su sombrero mexicano, estribos de plata y botas de cuero, todo es pintoresco”.

La Ciudad de México, fue de las más visitadas de nuestro país por los viajeros extranjeros durante el Siglo XIX.

3. Carl Christian Sartorius. México Und Die Mexicaner. Darmstadt, 1859. “Placeros y rancheros. Johann Moritz Rugendas” | Biblioteca del Museo Franz Mayer.

3. Carl Christian Sartorius. México Und Die Mexicaner. Darmstadt, 1859. “Placeros y rancheros. Johann Moritz Rugendas” | Biblioteca del Museo Franz Mayer.

Si bien, cada viajero ponía atención en diferentes aspectos de la vida en la ciudad, en general, se pueden identificar lugares comunes que son objeto de la mayoría de descripciones e imágenes: la plaza del zócalo, las iglesias, destacando entre ellas, la catedral y la villa de Guadalupe, los paseos de la Alameda, Bucareli y la Viga y algunas zonas que descollan por su belleza natural como el bosque de Chapultepec y el volcán Popocatépetl.

Humboldt, en su Ensayo político, decía que habiendo conocido las ciudades de Lima, México, Filadelfia, Washington, París, Roma, Nápoles y las mayores ciudades de Alemania, nuestra capital era la que había dejado en su ánimo la impresión más grandiosa y agradable.

Compartimos la dirección a la página de la Biblioteca Rogerio Casas Alatriste H. del Museo Franz Mayer http://bit.ly/1OqVC6I

Share Button
CLOSE
CLOSE