La intervención norteamericana. Parte I | Por Fundación Casasola por la Cultura, A.C.

El puerto de Tampico, capital del estado de Tamaulipas, durante el Gobierno del general Huerta, estaba amagado por los jefes revolucionarios Pablo González, Luis G. Caballero, Jesús Agustín Castro, Maycotte y otros más; y era defendido por el gobernador y jefe de las armas Ignacio Morelos Zaragoza y los generales Higinio Aguilar, García Lugo, Corona y otros.

En la desembocadura del río Pánuco se encontraba la escuadrilla norteamericana al mando del almirante H. T. Mayo.

El 9 de abril de 1914, unos marinos del acorazado “Dolphin” desembarcaron portando su uniforme, armados y se dirigieron río adentro en una lancha hasta llegar al puente Iturbide; el coronel Ramón H. Hinojosa, que tenía bajo sus órdenes las fuerzas federales en ese sector, al desconocerlos los mandó aprehender y los condujo ante el jefe de las Armas, el general Ignacio Morelos Zaragoza.

Los marinos dijeron que habían ocupado una lancha para adquirir gasolina cerca del puente. El jefe de las Armas dio una satisfacción a los marinos, los dejó libres y arrestó al coronel Hinojosa.

Fotografía: Archivo de la Fundación Casasola para la Cultura A.C.

Fotografía: Archivo de la Fundación Casasola para la Cultura A.C.

El Gobierno norteamericano no se dio por satisfecho y pidió que se le tributaran honores a la bandera de los Estados Unidos.

De manera tal que el general Huerta previo un Consejo de ministros en el que se acordó que se dispararan veinte cañonazos frente a la bandera americana siempre que se hiciera lo mismo frente a la bandera mexicana. El ministro de Relaciones, José López Portillo y Rojas, envió las notas que informaban esta decisión. Sin embargo, el Gobierno norteamericano no accedió lo pedido y a las negociaciones se dieron por terminadas.

Como consecuencia de esto, la mañana del 21 de abril sin que mediera ninguna declaración de guerra, desembarcaron en el puerto de Veracruz marinos de los acorazados “Prierie”, “Utah” y “Florida”, lo que causó profunda sorpresa y provocó el estallido de la lucha. Así, federales del 19º batallón, el personal y alumnos de la Escuela Naval y un puñado de hombres, mujeres y niños hicieron una gloriosa resistencia al invasor, disputando palmo a palmo el terreno conquistado por los marinos norteamericanos.

Fotografía: Archivo de la Fundación Casasola para la Cultura A.C.

Fotografía: Archivo de la Fundación Casasola para la Cultura A.C.

El general Gustavo Mass, comandante militar de la Plaza, recibió la orden de replegarse hasta Tejería, mientras tanto los alumnos de la Escuela Naval y el pueblo seguían defendiendo su patria.

Luego, el teniente Azueta con una ametralladora y desde una esquina abrió fuego sobre el invasor, realizando heroica defensa hasta que resultó herido.

Después de una tenaz resistencia, los marinos norteamericanos quedaron dueños del puerto. Así que el contraalmirante Fletcher se encargó del gobierno militar y ocupó la jefatura de Policía.

Fotografía: Archivo de la Fundación Casasola para la Cultura A.C.

Fotografía: Archivo de la Fundación Casasola para la Cultura A.C.

Las autoridades mexicanas renunciaron a sus puestos y el Ayuntamiento quedó resuelto. Una vez que se tuvieron noticias de esto en la Ciudad de México, el ministro de Relaciones se presentó a la Cámara de Diputados e informó detalladamente lo ocurrido en Tampico y que fue, sin duda, el pretexto del que se valió el Gobierno norteamericano para invadir a México.

El Congreso concedió al Ejecutivo facultades extraordinarias en los ramos de Hacienda, Guerra, Gobernación, Comunicaciones y Relaciones.

Por tanto, el presidente, general Huerta, expidió un decreto en el que se concedía sin excepción alguna amplia y general amnistía por los delitos de rebelión y sedición y los conexos con ellos, por lo que quedaban también comprendidos los delitos del fuero de guerra que hubieran servido de medio para realizarlos.

Las fotografías de la Intervención norteamericana durante el gobierno del presidente Huerta se encuentran conservadas y protegidas de manera cuidadosa en la Fundación Casasola para la Cultura A.C., archivo en el que se custodian fotografías, documentos e imágenes de la historia de México. Material que se encuentra a la disposición de investigadores, estudiantes y público en general para su consulta y difusión. Si tiene alguna pregunta sobre nuestro acervo o si desea solicitar reproducciones de los materiales del archivo, póngase en contacto con nuestro servicio de referencia e investigación en [email protected] o [email protected] o al 55-54-06-09.

Share Button