Historia del CETYS, campus Tijuana

“Entre febrero y junio de 1972, Iván Espinoza realizó un análisis diagnóstico para determinar la creación del CETYS en Tijuana. De esta Forma, Licona, Villalba y Castillo fueron los iniciadores de la presencia de esta institución educativa en la localidad y para algunos de los profesores del CETYS fue Roberto de la Madrid quien motivó su surgimiento… En la mañana del viernes 11 de agosto de 1972 se reunieron en el antiguo edificio del Consulado American en la calle Fresnillo y bulevar Agua Caliente, ahí fue donde se estableció de manera formal el Centro de Enseñanza Técnica y Superior, Tijuana que funcionaria inicialmente con una preparatoria. En esta reunión se tomó a protesta a varios miembros que se integrarían al grupo denominado Instituto Educativo del Noroeste Asociación Civil, que auspiciaría a la nueva escuela…

Tijuana construía su propio edificio… en el fraccionamiento El Lago, al sureste de la ciudad

Primer edificio de la fase del lago, 1976 (Archivo Histórico CETYS, Tijuana)

Al haber llevado a cabo la construcción del edificio del CETYS en un lugar donde no había nada, era necesario hacer todo lo que no estaba. El CETYS fue el primer asentamiento de cierta importancia que se estableció en dicho fraccionamiento. No existían los servicios públicos o privados de seguridad, ni el agua, drenaje o luz eléctrica…

Con la construcción del nuevo edificio se creó la Dirección General del CETYS Unidad Tijuana, cargo que ocupó el licenciado Oscar Licona Nieto.

El 21 de septiembre de 1979 inicia una nueva etapa en el CETYS. La institución inauguró dos edificios más y la plaza Cívica Elías Sourasky… El acto inaugural contó con la presencia del Gobernador Roberto de la Madrid, funcionarios del gobierno, autoridades civiles y de esta institución educativa.”

Panorámica de CETYS Tijuana en 1979. Fotografía de José Saldaña Rico. Archivo histórico CETYS, Tijuana

Textos tomados de: Gárate, A y Rodríguez, R. (Coord.), (2002). CETYS Universidad 40 años de historia. CETYS Universidad, pp. 143, 154, 162.

Compartir