Ex-libris (marcas de propiedad) en los libros de la colección Franz Mayer

 

Por Miriam Velázquez Martínez

Jefa de la Biblioteca Rogerio Casas-Alatriste H. del Museo Franz Mayer

 

 

Franz Mayer tuvo muchas pasiones, una de ellas fue coleccionar libros; en su etapa como bibliófilo alcanzó a reunir alrededor de 10 mil volúmenes, ejemplares valiosos por su contenido, encuadernación y tipografía. Algunos de ellos contienen Ex-libris, que es una marca, etiqueta o sello con el nombre del dueño del libro o bien, de la biblioteca a la que pertenecía1; cabe mencionar que Franz Mayer contaba con su propio sello.

 

La forma más antigua de marca de propiedad es la escrita, donde sólo figura el nombre del dueño. Algunas marcas eclesiásticas, es decir, el Ex-libris religioso se realizaba al marcar el canto del libro con el emblema de la orden a la que pertenecía; así, la marca de fuego fungía como etiqueta de pertenencia. En el caso de los particulares, los libros eran marcados a puño y letra del propietario, o bien con el escudo de armas de la familia.

 

La invención de la imprenta (siglo xv), revolucionó la manera de realizar y distribuir libros. A pesar de la elaboración mecánica con letras móviles, los libros eran objetos costosos de uso exclusivo, que contenían información valiosa; los ejemplares producidos resultaban muy parecidos, por lo tanto, era necesario identificarlos con un Ex-libris, lo que evitaba robos o confusiones sobre la pertenencia de tan apreciable objeto.

 

Hoy en día los Ex-libris son un registro histórico que nos permite estudiar el libro. Existe una gran variedad de marcas de propiedad que son valoradas por su diseño, contenido y antigüedad; de hecho, todavía las utilizamos cuando escribimos nuestro nombre en algún libro, o le integramos una etiqueta que cumple la misma función que en siglos pasados.

 

En esta selección se pueden observar algunos Ex-libris pertenecientes a distintas colecciones; por motivos desconocidos, los libros que los contienen llegaron al mercado de arte en donde Franz Mayer los adquirió.

 

Sin duda, los Ex-libris pertenecen a la categoría del arte en los libros y al mismo tiempo narran su historia; actualmente son motivo de estudio de las artes visuales, el diseño, la historia del arte y la biblioteconomía.

 

 

1 Diccionario de la lengua española.  España: Real Academia Española, 2001.

En Nueva España durante el siglo XVI, aquellos que tenían la posibilidad de poseer un libro optaba por la marca más antigua: la de escribir su nombre con puño y letra, categoría en la que encontramos algunas leyendas como esta: «Muy estimado amigo y Sr. de todo mi aprecio. Mi dueña es Ma. del Carmen Murillo».
En la parte superior derecha, primer Ex-libris de Franz Mayer.

Convento de Nuestra Señora de los Ángeles de Churubusco, Ciudad de México.
Franz Mayer con el gusto que tenía por los libros, contaba con una primera identificación, que consistía en una etiqueta con su nombre; ésta la contienen los libros antiguos que coleccionó y que él mismo en vida les integró.
Con la consolidación de la imprenta, las comunidades religiosas llegaron a poseer una gran cantidad de libros, por lo que la marca de propiedad era indispensable y las marcas de fuego eran el medio más recurrente; dentro de la Colección Franz Mayer podemos encontrar varias de ellas.

Convento de Santa Teresa de Querétaro, México.

Ex-libris: Escudo. Francis Longe Spixworth Park, Norfolk.
La heráldica apareció en Europa durante la Edad Media. Se convirtió en parte fundamental para la representación del linaje familiar de quienes solicitaban los documentos en siglos pasados. También fue parte de las solicitudes de realización de Ex-libris con el escudo de armas de la familia propietaria del libro.
La heráldica en los Ex-libris impresos toma su auge en México durante el siglo XVIII y se conocieron como «heráldicos»; en esta época ya se incluían de manera formal dentro del libro.
En la Colección Franz Mayer estos son los ejemplos que más abundan.

Ex-libris: Escudo. Rob. Shafto Esq. Benwell.

Ex-libris: Escudo. Arthur Griffith Boscawen.

Ex-libris: ELSIE AITKEN

Ex-libris: DANIEL H. FARR

Ex-libris de Franz Mayer
Julio Prieto (?)
Tinta sobre papel
México (?)
1954 El Ex-libris de Franz Mayer se encontró enmarcado y, aunque no lo utilizó en su colección bibliográfica, la biblioteca realizó el trabajo que pensamos Franz Mayer tenía planeado para cada ejemplar de su colección. El sello contiene algunos de sus intereses como coleccionista: cerámica, la novela El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha (de la que reunió más de 700 ediciones en 13 idiomas), las orquídeas y los claveles.

Share Button

De clic aquí para leer las Directrices y Criterios para los Archivos Privados en el SNA.