Un reconocimiento a la innovación durante el Porfiriato: la patente de C. Lubrig