“El Universal” y el constitucionalismo