Los testimonios de procedencia de la biblioteca del Colegio Máximo de San Pedro y San Pablo | Por Leticia Ruiz Rivera

“Un sello, una firma, una dedicatoria,
un pequeño comentario al margen,
cualquier pista puede ayudar
a restituir un libro robado
a su propietario legítimo”

Biblioteca Central de Berlín

El interés por el estudio de la cultura escrita va ganando espacio y con ello el de los libros y las bibliotecas antiguos. En nuestro caso nos interesa saber más sobre las primeras bibliotecas formadas por los jesuitas en la Nueva España y nuestro punto de partida son los inventarios y testimonios de procedencia plasmados en los libros.

Marca de fuego del Colegio de San Pedro y San Pablo | Biblioteca Eusebio Francisco Kino, de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

Marca de fuego del Colegio de San Pedro y San Pablo | Biblioteca Eusebio Francisco Kino, de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

El Colegio Máximo de San Pedro y San Pablo, establecido en 1573 en la Nueva España por la Compañía de Jesús, fue un centro educativo muy importante de México, en donde, imitando el modelo del Colegio Romano y de las universidades de Paris, Alcalá y Salamanca se enseñaron las humanidades, filosofía y teología. Con la fundación de este colegio vino también la preocupación de formar una biblioteca que apoyara las labores académicas de docentes y estudiantes. Seguramente la Librería del Colegio Máximo llegó a ser una de las más ricas, y esto se infiere porque tan sólo en la 2da. Parte del inventario de la misma resguardado en el Archivo General de la Nación, figuran alrededor de 420 páginas con el minucioso registro de los libros que ahí se encontraban.

Con el decreto de expulsión de los jesuitas de los dominios españoles que Carlos III emitió en 1767, éstos tuvieron que abandonar sus misiones, colegios y conventos sin llevar más que su ropa y mínimos bienes personales, dejando entre otras cosas las bibliotecas que con tanto ahínco establecieron. Sabemos que parte de libros que pertenecían a dichas bibliotecas se depositaron en la Real y Pontificia Universidad de México y otros tantos pasaron a las bibliotecas de los franciscanos o de las otras órdenes religiosas establecidas en la Nueva España.

Sello en tinta: Librería del Colegio de México | Biblioteca Eusebio Francisco Kino, de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

Sello en tinta: Librería del Colegio de México | Biblioteca Eusebio Francisco Kino, de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

Posteriormente, tras las leyes de desamortización de los bienes del clero, en su mayoría los libros que pertenecían a las bibliotecas de conventos y colegios religiosos fueron depositados en la Biblioteca Nacional de México, con lo que se formó el fondo de origen, que en caso de los jesuitas fueron alrededor de 12,000 volúmenes.

También sabemos que gran parte de los libros del Colegio Máximo de San Pedro y San Pablo pasaron a formar parte de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, y posteriormente este fondo se envió al Museo Nacional del Virreinato con lo que se incorporó a la biblioteca Pedro Reales, del también ex jesuita Colegio de Tepotzotlán.
Gracias a testimonios de procedencia plasmados en los libros, sabemos que en la mayoría de las bibliotecas del país que poseen fondos antiguos hay libros que pertenecieron a las bibliotecas de los colegios y conventos jesuitas y es gracias a estos testimonios que podemos afirmar que una mínima parte de los libros que formaban parte de la biblioteca del Colegio Máximo de San Pedro y San Pablo se encuentran resguardados en el fondo reservado José Gutiérrez Casillas de la Biblioteca Eusebio Francisco Kino, de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús. Con el proceso de organización bibliográfica de este acervo, actualmente en el catálogo del fondo reservado de la Biblioteca Kino se registran 26 volúmenes relacionados de alguna manera con el Colegio Máximo de San Pedro y San Pablo. Los testimonios que tenemos identificados son de tres tipos: sello, anotaciones manuscritas y la marca de fuego. En el caso de la marca de fuego, cuya confirmación de procedencia es motivo de gran debate entre los estudiosos pues algunos la atribuyen a la Real y Pontificia Universidad de México, con las indagaciones que hemos hecho y las evidencias que conservamos, en tanto no se demuestre lo contrario seguiremos atribuyéndola al dicho Colegio Máximo de San Pedro y San Pablo. Una obra puede contener uno o varios de estos testimonios. Estos libros están impresos entre los siglos XVI al XVIII, en latín, español e italiano y sólo seis de los autores son jesuitas. En cuanto a contenido temático las principales materias son teología dogmática, Biblia, derecho y hagiografía.

Se puede ver el sello y la anotación manuscrita que dice: Collegii Mexicani Soc. Jesu. Bibliotheca | Biblioteca Eusebio Francisco Kino, de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

Se puede ver el sello y la anotación manuscrita que dice: Collegii Mexicani Soc. Jesu. Bibliotheca | Biblioteca Eusebio Francisco Kino, de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

Desde hace algunos años la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús decidió concentrar en el Fondo José Gutiérrez Casillas, S.J. los libros antiguos que custodia y hasta ahora suman más de 20,000 y de estos son apenas 26 volúmenes los que podemos atestiguar que pertenecieron al Colegio Máximo de San Pedro y San Pablo y es gracias a los testimonios que los jesuitas dejaron manifiestos en ellos. El fondo está en continuo crecimiento pues aún se siguen encontrando más libros antiguos en las bibliotecas personales de algunos jesuitas. También esperamos localizar y ubicar más en otros repositorios bibliográficos. La labor de reconstrucción de las bibliotecas novohispanas de los jesuitas se antoja titánica y la dificultad aumenta por la dispersión de sus libros tras la expulsión, pues como he mencionado, estas colecciones tuvieron como destino numerosas bibliotecas mexicanas. También es ardua la labor de cotejo, paleografía, investigación, comparación, etc. de los expedientes relacionados con los inventarios de esta librería encontrados en el Archivo General de la Nación.

El conocimiento de estos fondos bibliográficos, ayuda a la reconstrucción de la evolución del pensamiento social y político de la época y con la micro historia de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús.

Share Button