SURGIMIENTO Y TRAYECTORIA

Banamex se fundó el 2 de junio de 1884, como producto de la fusión de dos bancos que venían funcionando en forma independiente desde principios de 1882: el Banco Nacional Mexicano y el Banco Mercantil Mexicano.

Ambos bancos se unieron para aprovechar lo mejor de cada uno -concesión gubernamental, prestigio, clientela- y así dar lugar a una nueva institución, más grande y sólida y mejor pertrechada para responder a las necesidades que planteaba el país. El apoyo gubernamental se hizo evidente al ser el mismo Presidente de la República Gral. Manuel González, quien impulsara la constitución de este nuevo banco.

En efecto, el 15 de mayo de 1884 se suscribió el contrato que creó el Banco Nacional de México. Firmaron por parte del Ejecutivo Federal el Gral. Miguel de la Peña, Secretario de Hacienda y Crédito Público, y el señor Eduardo Noetzlin como apoderado y representante de los accionistas.

El 31 del mismo mes de mayo, el Congreso de la Unión decretó la aprobación del mencionado contrato y ese mismo día el Presidente de la República, personalmente autorizó los estatutos puestos a su consideración por conducto del Secretario de Hacienda y que habían sido previamente aprobados por la Junta General de Accionistas.

Finalmente, el 2 de junio de 1884 se reunieron en el edificio colonial, que es su sede desde esa fecha, los consejeros de los bancos fusionados, encabezados, los del Nacional Mexicano por Antonio de Mier y Celis, Félix Cuevas y León Stein, y los del Mercantil Mexicano por Nicolás de Teresa, Manuel Ibañez y Rafael Ortiz de la Huerta, y declararon, bajo la presidencia honoraria del Secretario de Hacienda y Crédito Público, que quedaba formalmente consumada la unión de los dos bancos en un nuevo establecimiento, que desde entonces funciona con el nombre de Banco Nacional de México.

Las actividades de la nueva institución se iniciaron bajo la dirección del señor José V. del Collado, auxiliado por don Ramón Usandizaga en la caja, y por dos docenas de empleados más que formaban toda la plantilla del personal en la Ciudad de México.

Al nacer, el Banco tenía sucursales en Mérida, Veracruz, Puebla, Guanajuato y San Luis Potosí, y unos meses después abrió otra en Guadalajara. En la actualidad tiene más de 1,260 oficinas en las principales poblaciones de todos los Estados de la República, a las que hay que sumar 2,808 cajeros automáticos.

A pesar de lo difícil de la situación económica que entonces vivía el país, la nueva institución bancaria —que nació con 20 millones de pesos de capital social-- pudo obtener resultados positivos desde el primer momento, ya que a la capacidad profesional y dedicación de quienes realizaban las tareas bancarias cotidianas, se agregó la decisión del estado mexicano de apoyarse en el Banco Nacional de México para operaciones que iban desde la emisión de billetes --únicos que el gobierno aceptaba entonces para el pago de impuestos--, el cobro de obligaciones fiscales y el manejo de una cuenta especial por la cual la Tesorería General disponía de los créditos que iba requiriendo. El Banco manejaba entonces en exclusiva las operaciones de deuda pública interna y externa, las operaciones bancarias relacionadas con los contratos con el ejecutivo, las transacciones ordinarias de cambio y los cobros y pagos en el extranjero.

En resumen, Banamex contó, en sus primeros años, con una concesión de privilegio, que le permitía, a la vez que lo obligaba, a ayudar en la resolución de los problemas de la Hacienda Pública al mismo tiempo que impulsaba los negocios privados en el país. Desempeñó por espacio de 30 años el doble papel de banco comercial y de banco de estado.

Durante esos años realizó sus operaciones con toda normalidad y siempre en aumento hasta que con motivo de la Revolución cesó en 1916 en sus funciones de emisor, y comenzó una reorganización que le permitió convertirse en 1926 en banco refaccionario y a partir de 1934 efectuar toda clase de operaciones bancarias de depósito, ahorro y fiduciarias, conforme a lo dispuesto en la nueva Ley General de Instituciones de Crédito.

A partir de esa fecha el banco se ha mantenido en evolución constante, no sólo para responder a las necesidades del desarrollo socioeconómico del país, sino también para impulsarlo y promoverlo.

En la época de la segunda guerra mundial y en los años inmediatamente posteriores, el banco participó activamente en la tarea de dotar al país de una infraestructura industrial.

Desde entonces ha venido contribuyendo en forma decidida, mediante esfuerzos promociónales directos, a través de créditos y diversas asesorías, al nacimiento y consolidación de innumerables empresas, entre las que se cuentan las más importantes del país; asimismo ha apoyado a los diversos sectores económicos con la prestación de sus múltiples servicios bancarios y financieros, muchos de los cuales introdujo por vez primera al país.

Cabe destacar en este contexto las cuentas de ahorro que Banamex introdujo al mercado mexicano en 1929, (y que en 1968 reforzó con el Ahorro escolar mediante un convenio con la Secretaría de Educación Pública), los servicios fiduciarios en 1935, el servicio de auto-banco en 1947, los préstamos personales en 1958, los préstamos para la adquisición de bienes de consumo duradero en 1961, la tarjeta de crédito en 1968, los ejecutivos de cuenta en 1971, las cajas permanentes en 1972, la exitosa Cuenta Maestra en 1986, Banco en el Súper en 1992, Mi Cuenta y Cuenta Básica Banamex, para niños y jóvenes en 1994 y recientemente Bancanet.

Otro aspecto digno de destacar es su infraestructura tecnológica, de informática, electrónica y de telecomunicaciones, que le han permitido mantenerse permanentemente a la vanguardia en la creación y lanzamiento de nuevos productos y servicios bancarios, así como garantizar la operatividad en todos los niveles de la institución.

Banamex ha sido también creador de instituciones: en febrero de 1977 se integraron al Banco Nacional de México la Financiera Banamex (que empezó con el nombre de Crédito Bursátil), Financiadora de Ventas Banamex y la Hipotecaria Banamex para constituirlo en una institución de banca múltiple, que desde ese entonces concentra y proporciona todos los servicios especializados de depósito, ahorro, financieros, fiduciarios e hipotecarios.

Otro campo en el que Banamex ha destacado, es en el internacional, en el cual ha participado desde su origen y por muchos años con un Comité en París y desde 1929, con el establecimiento en Nueva York de la primera agencia de un banco latinoamericano en EUA. A la fecha se tienen oficinas en Nueva York, Los Ángeles, Madrid, Londres, Tokio, Nassau y Singapur. Cuenta además con su subsidiaria en Estados Unidos, el California Commerce Bank.

Por otra parte, Banamex siempre ha participado en el desarrollo social y cultural de nuestra nación, aportando su esfuerzo al conocimiento y difusión de nuestros valores culturales, tanto en nuestro país como en el extranjero. Asimismo ha venido otorgando estímulos a la educación y a la investigación principalmente en materia de economía, ciencia, tecnología, finanzas y banca.

En 1951 instituyó el Premio Anual de Economía, en 1968 el de Ciencia y Tecnología, en 1985 el de Historia Regional y desde 1925 publica ininterrumpidamente la revista Examen de la Situación Económica de México. A partir de marzo de 1991 se creó el Archivo Histórico Banamex, único de su tipo en el país, que incluye una Biblioteca de Banca y Finanzas.

A través de Fomento Cultural Banamex se ha encargado desde hace más de 25 años de publicar numerosos libros, folletos y trabajos monográficos sobre aspectos nacionales y de montar incontables exposiciones donde se exaltan nuestros valores artísticos y culturales.

De manera relevante, en los últimos años, Banamex ha enfocado su atención al apoyo de poblaciones y personas que pasan por situaciones económicas difíciles, a través de Fomento Social Banamex.

Banamex se ha distinguido también por su labor en el rescate y restauración de edificaciones coloniales, no sólo la que es su sede, el Palacio de los Condes de San Mateo de Valparaíso, sino también la conocida como Palacio de Iturbide en la calle de Madero, y en provincia otras varias:

- El Palacio de Montejo en Mérida (Yuc.)
- La Casa del Mayorazgo de la Canal en San Miguel de Allende (Gto.)
- La Casa del Conde del Valle de Suchil en Durango (Dgo)
- La Casa del Diezmo en Morelia (Mich.)

Desde 1982 a 1990 funcionó como sociedad nacional de crédito, y en 1991 se reprivatizó y con la Casa de Bolsa Acciones y Valores de México formó el Grupo Financiero Banarnex-Accival, que tiene como propósito mantenerse en el camino hacia la excelencia, mediante la dedicación para lograr la más alta calidad en los servicios que proporciona y el aumento constante de su eficiencia. Parte del Grupo Financiero lo constituyen también las empresas Afore Banamex Aegon, Seguros Banamex Aegon, Avantel, Bansud y el citado California Commerce Bank.

El 6 de agosto de 2001 se integró formalmente el Grupo Financiero Banamex a Citigroup, la institución financiera más importante a nivel mundial, con el objetivo de conformar el grupo financiero más sólido, global y competitivo en México, capaz de apoyar activamente el desarrollo económico del país.

Banamex ha dado -a través de 123 años-- incontables muestras de su capacidad de adaptación y ha logrado mantenerse a la vanguardia, sin perder su carácter distintivo y su estilo propio que representan una herencia de consolidado prestigio y tradición excepcionales.

En el presente —como se expresó al festejar sus primeros 100 años de vida— “Banamex continúa en el camino de servir a los intereses que le son tan caros, tan substanciales, que van grabados en su nombre: los intereses nacionales, los intereses de México”.

Archivo Histórico Banamex